sábado


Se han equivocado las mariposas de dirección
y se han quedado en mi bajo ombligo.

Revoloteando.

Esperando el derribe.